Skip to Content

AFBAmerican Foundation®
for the Blind

Expanding possibilities for people with vision loss

Lección 1: La anatomía del ojo y sus enfermedades

Read in English

Esta primera lección presenta las 14 partes del ojo, sus funciones y el impacto que la enfermedad y el envejecimiento tiene sobre los ojos y la visión. Se describen varias afecciones del ojo—tales como, glaucoma, cataratas, degeneración macular relacionada con la edad, retinopatía diabética, presbicia, síndrome del ojo seco y hemianopsia producida por accidente cerebrovascular—frecuentes en personas mayores de 60 años y los efectos que estas afecciones oculares tienen sobre las actividades del día a día. Es posible que Ud. tenga glaucoma y use gotas en los ojos para bajar la presión, pero quizás no sepa cuáles partes de sus ojos han sido afectadas o qué le causó el glaucoma. El objetivo de esta lección es responder a esas preguntas en lenguaje claro. Conocer esta información puede ayudarle a 1) entender mejor por qué ve lo que ve y 2) utilizar las sugerencias y técnicas adaptativas presentadas en las siguientes lecciones de este curso.

Objetivos de la lección

  • Identificar las 14 partes del ojo humano que pueden ser afectadas por la enfermedad;
  • Explicar las afecciones oculares relacionadas con la edad, incluyendo la parte del ojo afectada por cada afección, los efectos que cada afección tiene sobre la visión y los tratamientos disponibles para cada afección;
  • Describir las diferentes formas en que cada afección afecta las actividades del día a día.

Haga clic aquí para revisar los controles de aprendizaje antes de leer la lección.

En este momento, Ud. puede elegir continuar leyendo toda la lección, aprender sobre las 14 partes del ojo, o ir directamente a la afección ocular que Ud. tiene y aprender sobre los tratamientos y los efectos que su afección tiene sobre la vida diaria. Es esencial que Ud. aprenda sobre las diferentes partes del ojo, cómo se pronuncian estas partes, la descripción y función de cada una de ellas para que Ud. comprenda a fondo su propia afección ocular. Haga clic en este enlace para comenzar con las partes del ojo: Las catorce partes del ojo humano que pueden ser afectadas por la enfermedad. Para obtener más información sobre su afección ocular en particular, haga clic a continuación en el enlace apropiado.

Glaucoma
Presbicia
Cataratas
Degeneración macular relacionada con la edad
Retinopatía diabética
Accidente cerebrovascular
Síndrome del ojo seco


Las catorce partes del ojo y las enfermedades asociadas

gráfica de un diagrama del ojo humano

Esclerótica

La esclerótica es la parte externa y blanca del ojo que uno puede ver. Cubre el globo ocular completo excepto la córnea, la cual se describe a continuación. La esclerótica tiene dos funciones: dar forma al ojo y proteger el resto del mismo.

Córnea

La córnea es la parte del ojo que no se puede ver. Es una capa transparente en forma de cúpula ubicada al frente del globo ocular. Usualmente se la conoce como "la ventana" del ojo, ya que permite que la luz pase al ojo y luego, a través de la pupila, entre a la parte posterior del mismo. La córnea es un tipo de lente que produce el 80 por ciento del poder de enfoque del ojo. Les permite a las personas con visión normal leer y ver imágenes con claridad.

Debido a que la córnea es transparente, no tiene vasos sanguíneos para nutrirla o protegerla de la enfermedad. Estas importantes funciones son realizadas por una membrana delgada denominada conjuntiva, junto con las lágrimas en el exterior del ojo, y un líquido denominado humor acuoso en el interior. (Estas importantes partes de la anatomía del ojo se describen más adelante en la lección.)

Iris y pupila

Lo primero que la mayoría de las personas videntes notan en los ojos de alguien es el color del iris. El iris no sólo es bonito, sino que también regula la cantidad de luz que entra al ojo. Los músculos del iris abren la pupila para dejar entrar la luz en un medio oscuro, como en una sala de cine, o cierran la pupila en un medio con luz brillante, como en la playa en un día soleado. Por lo tanto, la pupila es un agujero que permite que la luz llegue a la parte posterior del ojo donde la luz se convierte en impulsos eléctricos. Estos impulsos son transportados al cerebro donde se transforman en las imágenes visuales que las personas con visión normal pueden ver.

Humor acuoso

Entre la córnea y el iris hay un espacio que está lleno de humor acuoso, un líquido transparente y acuoso que ayuda a llevar nutrientes al tejido ocular, especialmente a la córnea. Este líquido es producido por el cuerpo ciliar, ubicado justo detrás del iris, y fluye desde allí hasta la parte frontal del ojo. Además de nutrir el tejido ocular, el humor acuoso regula la presión dentro del ojo. Cuando el flujo del líquido acuoso se obstruye, la presión dentro del ojo se eleva y produce glaucoma, el cual se explica a continuación:

Glaucoma

Aunque existen varios tipos de glaucoma, el tipo más común es el glaucoma de ángulo abierto. El punto en el que el iris y la córnea se cruzan forma un ángulo en el que el líquido fluye fuera del ojo y hacia el torrente sanguíneo. Si el ángulo restringe el flujo del líquido acuoso, la presión dentro del ojo se eleva. El resultado inicial de este aumento de presión es la pérdida de la visión periférica (o lateral). El glaucoma se puede tratar, y debe ser tratado, para reducir el riesgo de pérdida de la vista, ya que el glaucoma puede conducir a la ceguera total.

La presión ocular normal oscila entre 10 y 21 mmHg. La mayoría de las personas con glaucoma tienen una presión intraocular (PIO) superior a 21 mmHg. La presión se mide mediante una máquina llamada tonómetro. La máquina presiona ligeramente la córnea y mide la cantidad de presión que se necesita para aplanar la córnea. Cuanto mayor sea la presión ocular, mayor será el riesgo para la retina y el nervio óptico. Si su oculista sospecha que usted pudiera tener glaucoma, tendrá que someterse a pruebas adicionales que pueden ayudarle a su oculista a hacer un diagnóstico de glaucoma más definitivo. Si el glaucoma no se trata, la presión ocular alta puede derivar en la pérdida permanente de la vista, por lo que deberá realizarse exámenes oculares completos con regularidad para darle seguimiento a su afección. El uso de colirios es el tratamiento primario, pero en algunos casos, los médicos tratan el glaucoma con láser para aumentar el flujo del líquido acuoso y liberar presión.

Es poco común presentar síntomas o signos de advertencia al inicio del glaucoma. Cualquier persona que no se realiza exámenes con dilatación de pupila todos los años podría estar legalmente ciega, antes de que se produzca algún signo de la enfermedad. Entre los síntomas del glaucoma están: campo visual reducido (se ve como si se estuviera mirando a través de una pajita (sorbete) o a través de un túnel estrecho), mala visión nocturna y episodios frecuentes de tropiezos o colisiones contra cosas debido a la pérdida de la visión periférica.

Las personas con glaucoma deben mirar a su alrededor constantemente, explorando su entorno para compensar la pérdida de la visión periférica. Es fácil pasar por alto las cosas en un mostrador, un horno, un cajón, etc. A menos que una gran parte de la visión central quede intacta, leer línea por línea puede ser difícil. Además, es posible que les tome más tiempo a los ojos adaptarse a los cambios de iluminación, como cuando se entra a un cine oscuro de un exterior iluminado.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre el glaucoma.

Cristalino

El cristalino es una estructura en forma de lente localizada directamente detrás de la pupila. Al igual que la córnea, el cristalino está formado de un tejido totalmente transparente. Juntos, la córnea y el cristalino focalizan la luz y las imágenes en la retina. La función primaria del cristalino es modificar su curvatura para lograr que los ojos puedan enfocarse en objetos y personas que están cerca o lejos. Para enfocarse en objetos que están cerca, el cristalino se vuelve más curvo y se aplana para enfocarse en objetos que están lejos.

Con el tiempo, el cristalino empieza a perder parte de su elasticidad y, por lo tanto, pierde parte de su capacidad de enfocarse en objetos cercanos. Esta afección, conocida como presbicia, comienza a desarrollarse cuando las personas tienen alrededor de los 40 años y es la razón por la cual muchas de ellas necesitan gafas de lectura a medida que se ponen mayores.

Presbicia

La presbicia es un trastorno ocular común relacionado con la edad. Es una parte normal del envejecimiento y afecta prácticamente a todo el mundo; generalmente se hace evidente después de los 40 años de edad.

La presbicia imposibilita el enfocar de cerca, un problema relacionado con la refracción en el ojo. El ojo no puede enfocar la luz directamente sobre la retina debido al endurecimiento de la lente natural, es decir, del cristalino. El envejecimiento también afecta las fibras musculares alrededor del cristalino, lo que dificulta que el ojo se enfoque en objetos cercanos. El cristalino ineficaz hace que la luz se enfoque detrás de la retina, lo que produce que los objetos que están cerca no se puedan ver bien.

Las personas con presbicia suelen sujetar los materiales de lectura a cierta distancia, la distancia de su brazo extendido, para enfocar mejor las palabras y poder leer. Es posible que les dé dolor de cabeza (cefalea) o se les canse la vista al leer, ver la pantalla de la computadora o hacer trabajos de cerca. La presbicia se puede corregir con lentes de lectura, lentes de enfoque bifocal o variable, o lentes de contacto. El utilizar una luz directa y brillante para leer también puede servir de ayuda.

A partir de los 60 años de edad, muchas personas comienzan a desarrollar otro problema relacionado con la edad que tiene que ver con el cristalino; esta enfermedad se conoce como catarata, la cual se explica a continuación. De hecho, según el Instituto Nacional del Ojo, el 50 por ciento de todas las personas en los Estados Unidos desarrollará cataratas o tendrá cirugía de cataratas antes de los 80 años de edad.

Cataratas

En pocas palabras, la catarata es la nubosidad, endurecimiento y amarillamiento progresivo del cristalino, el cual normalmente es claro y transparente. Con el tiempo, la visión adquiere una tonalidad marrón y todo se vuelve borroso o se ve como si se estuviera viendo a través de un parabrisas sucio. La visión borrosa generalizada ocasionada por las cataratas produce que las personas, los objetos y los colores se vean pálidos o difusos. Por ejemplo, es difícil diferenciar entre los colores azul marino, marrón y negro, y entre los colores azul, verde y morado. A algunas personas, el no poder ver los detalles les puede dificultar ver la televisión, leer un libro, ver el reloj, identificar la comida en un plato, disfrutar de aficiones y caminar con seguridad en interiores o exteriores. El aumento de la sensibilidad al resplandor puede tener un efecto inhibidor al momento de conducir de noche o en luz solar brillante.

Algunas cataratas progresan con mayor lentitud que otras. Si se permite que la catarata se desarrolle durante un largo período, puede producir inflamación o elevar la presión intraocular.

En la actualidad, la cirugía es el único tratamiento para las cataratas. La eliminación de las cataratas es casi siempre exitosa, mejorando la visión del 98 por ciento de los pacientes, si no se tiene ninguna otra afección ocular que afecta a la visión. Además, ciertas afecciones oculares, tales como la retinopatía diabética, pueden causar complicaciones. Es importante hablar con su médico sobre sus otras afecciones oculares y sus posibles complicaciones. La decisión final, sobre someterse a la cirugía de cataratas o no, la toma el paciente una vez que haya hablado con su médico sobre todos los riesgos y posibles complicaciones.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre las cataratas.

Humor vítreo

Entre el cristalino y la parte posterior del ojo (la retina) se encuentra una sustancia gelatinosa transparente denominada humor vítreo. El humor vítreo está firmemente adherido a la retina cuando nacemos, pero con la edad esta sustancia se vuelve más liquida, lo que en ocasiones provoca que se separe de forma espontánea de la retina. Partes del humor vítreo pueden desarrollar una consistencia "fibrosa" y pudiera parecer que algo está flotando en sus ojos. Esto se conoce como "puntos flotantes" (“moscas volantes", "manchas flotantes”) y pueden ser causados por varias otras afecciones, como hemorragias en la retina a causa de la retinopatía diabética o el desprendimiento de la retina.

Retina

La retina recubre el interior de la parte posterior del ojo. Las células sensibles a la luz (fotosensibles) ubicadas en la retina convierten la luz entrante en impulsos eléctricos que hacen posible que el cerebro produzca imágenes visuales. La retina está formada por dos tipos de células: conos y bastones. La mayoría de los conos están ubicados en la mácula, una pequeña área de la retina que es responsable de la visión central. Aquí es donde ocurre la visión más aguda, haciendo posible leer y ver colores claramente. Estas células funcionan mejor bajo buena iluminación. Los bastones forman la mayoría de la periferia de la retina, junto con algunos conos. Los bastones no son sensibles al color y no tienen el poder de enfoque como la mácula que es rica en conos. Estas células, los bastones, funcionan bien de noche o en lugares con poca iluminación, como en los cines.

Existen varias enfermedades relacionadas con la retina, pero sólo dos enfermedades están específicamente relacionadas con el envejecimiento: la degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) y la retinopatía diabética. Estas enfermedades se explican a continuación:

Degeneración macular relacionada con la edad

La degeneración macular relacionada con la edad (DMRE) es la principal causa de pérdida de la vista en personas de 60 años o más en los Estados Unidos. La DMRE es el deterioro gradual, progresivo e indoloro de la mácula, la pequeña área en el centro de la retina que se encarga de enfocar los detalles finos. Alguien con DMRE puede tener dificultades para leer un libro o un letrero en un baño público, pero debido a que la enfermedad generalmente no afecta la visión periférica, no tiene dificultad para caminar, especialmente en áreas que le son familiares. Aun así, las personas con DMRE deberían considerar usar un bastón blanco para su propia seguridad. Por ejemplo, si una persona tiene algo de visión, pero no siempre se siente seguro de su visión, un bastón blanco le puede ayudar a detectar obstáculos o desniveles, previniendo así posibles caídas.

Existen dos formas de DMRE: la húmeda y la seca. La mayoría de los casos comienzan como DMRE seca, pero del 10 al 20 por ciento de los casos se convierten en DMRE húmeda. La DMRE siempre ocurre en ambos ojos, pero no progresa necesariamente al mismo ritmo en ambos. Por esta razón, es posible tener DMRE húmeda en un ojo y seca en el otro.

Aproximadamente del 80 al 90 por ciento de las personas que padecen de DMRE son diagnosticadas con la forma seca. La DMRE seca se produce cuando se forman pequeños depósitos blancos o amarillentos, llamados drusen, en la retina por debajo de la mácula, causando, con el tiempo, el deterioro y el adelgazamiento de la mácula. La DMRE seca parece progresar más lentamente que la DMRE húmeda, pero a diferencia de la forma húmeda, no existen tratamientos aprobados o cura en la actualidad. La nutrición, el control de peso y los suplementos nutricionales pueden retrasar o reducir la gravedad de la degeneración macular seca. Se puede encontrar más información sobre este tema a través del enlace de degeneración macular al final de esta lección.

Los signos de la DMRE seca incluyen visión borrosa de cerca y a distancia, la necesidad de mayor iluminación para las tareas que requieren de la visión cercana, dificultad para pasar de luz brillante a luz baja (por ejemplo, al entrar de afuera a un cuarto con poca iluminación) y una reducción en la vivacidad de los colores. La forma seca normalmente afecta a ambos ojos, pero es posible que algunas personas experimenten síntomas en un solo ojo. Las personas con DMRE seca usualmente tardan en reconocer los síntomas de la visión en su ojo no dominante.

Aunque la forma húmeda de la DMRE afecta a menos del 20 por ciento de los casos, representa el 90 por ciento de todos los casos de pérdida severa de la vista a causa de esta enfermedad. La DMRE húmeda ocurre cuando se produce el desarrollo de vasos sanguíneos anormales por debajo de la retina y comienzan a crecer hacia la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos pueden tener fugas de líquido o sangre, causando visión borrosa o una visión central distorsionada. La pérdida de la vista como resultado de la DMRE húmeda puede ser más rápida y más evidente que la de la degeneración macular seca. Cuanto más tiempo los vasos sanguíneos anormales crezcan o produzcan filtraciones, mayor será el riesgo de perder una mayor cantidad de la visión detallada. Un cierto porcentaje de la degeneración macular seca se convierte en la forma húmeda con el paso del tiempo.

Uno de los primeros síntomas de la DMRE húmeda es la distorsión visual. Típicamente, las líneas rectas, como las líneas en un papel cuadriculado o las líneas entre las baldosas en un cuarto de baño, aparecen onduladas o torcidas. La visión central tendrá manchas grises o áreas borrosas. Los tamaños de los objetos pueden parecer diferentes cuando se ven con cada ojo. Se recomienda a las personas con degeneración macular seca que usen la rejilla de Amsler (un gráfico simple con líneas) para ayudar a detectar estos cambios lo más pronto posible y así poder obtener tratamiento y prevenir daños. Si ha sido diagnosticado con degeneración macular relacionada con la edad, pídale a su oculista una rejilla de Amsler para usar en casa.

El tratamiento común para la DMRE húmeda son inyecciones directamente en el ojo. El tratamiento ataca a una sustancia química específica en el cuerpo que causa que los vasos sanguíneos anormales crezcan debajo de la retina. El medicamento inyectado reduce el desarrollo de los vasos sanguíneos, ralentiza la fuga y ayuda a ralentizar la progresión de la pérdida de la vista. Este tratamiento ha detenido la progresión de la DMRE húmeda para muchas personas.

La DMRE afecta a todas las tareas que requieren de la capacidad de enfocarse en detalles finos. Esta es la visión que se usa para leer, escribir, enhebrar una aguja o un sedal, martillar un clavo, ver televisión y jugar a las cartas. Es posible aprender nuevas formas de hacer todas estas cosas.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre la degeneración macular relacionada con la edad.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética, otra enfermedad que afecta a la retina, es la principal causa de nuevos casos de ceguera en adultos en los Estados Unidos, especialmente entre afroamericanos, latinos y nativos americanos. La retinopatía diabética se produce cuando las paredes de diminutos vasos sanguíneos de la retina se debilitan debido a la exposición prolongada a altos niveles de azúcar en la sangre. Este daño puede causar puntos ciegos, visión borrosa y pérdida de la vista. Con la retinopatía diabética, la visión puede fluctuar de un día a otro o incluso de la mañana a la noche.

En el ojo sano, los pequeños vasos sanguíneos nutren los tejidos y las células nerviosas de la retina. En las primeras etapas de la retinopatía diabética, algunos vasos sanguíneos se dilatan y dejan pasar líquido a la retina, causando visión borrosa. A medida que la enfermedad progresa, los vasos sanguíneos de la retina se obstruyen, interfiriendo con el suministro de sangre que nutre la retina. Entonces, la retina dañada envía señales al ojo para que produzca nuevos vasos sanguíneos. Estos nuevos vasos sanguíneos son débiles. Cuando se rompen, se puede filtrar sangre al humor vítreo. Esta rotura puede producir la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatricial hala de la retina, causando aún más daño y algunas veces produce que la retina se desprenda de la pared ocular, la cual es rica en sangre.

Si aparecen puntos flotantes y luces intermitentes, puede haberse producido un pequeño agujero en la retina, el cual con el tiempo podría causar su desprendimiento. Debido a que la retina necesita del continuo contacto con la capa rica en sangre del ojo, una retina desprendida puede causar ceguera total en el ojo afectado, a menos que se realice una cirugía con bastante rapidez.

Si no se trata, la enfermedad puede progresar rápidamente y provocar una pérdida severa de la vista. El tratamiento más eficaz para el daño en los vasos sanguíneos es con los fármacos antiangiogénicos. Usualmente, los cirujanos de retina tratan la fuga de los vasos sanguíneos con rayos láser de alta intensidad, con el fin de sellar los vasos y prevenir una mayor fuga al humor vítreo. Algunos pacientes deben recibir estos tratamientos varias veces antes de que se controle la hemorragia.

Otros pueden necesitar una vitrectomía para prevenir el desprendimiento de la retina o reparar una retina desprendida, la cual puede ser causada por nuevos vasos sanguíneos que crecen de la retina al humor vítreo. Durante la vitrectomía, se extrae el humor vítreo y se sustituye por una solución fisiológica o una burbuja de gas.

La fluctuación constante de la visión que acompaña a la retinopatía diabética puede interferir con muchas, si no con la mayoría, de las actividades del día a día. La visión borrosa causada por inflamación de la mácula puede afectar la lectura, ver la televisión, el poder combinar los colores y hacer manualidades. La disminución de la agudeza visual puede interferir con la capacidad de ver las marcas en la jeringa de insulina o la pantalla del medidor estándar de glucosa en sangre. La visión irregular y los puntos ciegos pueden dificultar la búsqueda o exploración visual de artículos en un mostrador o en el suelo o las caras de las personas en un cuarto. La disminución en la percepción de profundidad puede hacer difícil ver el bordillo de la acera y los peldaños, y caminar con seguridad sin una herramienta de movilidad.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre la retinopatía diabética.

Nervio óptico

El nervio óptico está adherido a la retina en la parte posterior del ojo. Consta de más de un millón de fibras nerviosas que se adhieren a la retina y conectan el ojo directamente con los centros visuales del cerebro. El cerebro toma la información transmitida por el nervio óptico y la convierte en las imágenes visuales que los ojos ven. En el centro del nervio óptico, donde se conecta con el ojo, se encuentra el disco óptico. El disco óptico crea un punto ciego porque no contiene los bastones o los conos necesarios para que el cerebro cree imágenes visuales.

Accidente cerebrovascular

Una breve descripción de cómo ve el ojo puede ayudar a explicar cómo un accidente cerebrovascular afecta la visión. Las células de la retina y las fibras del nervio óptico en el lado derecho de cada ojo ven el lado izquierdo del mundo. Las células y las fibras en el lado izquierdo de cada ojo ven el lado derecho del mundo. Las células y las fibras en la parte superior de cada ojo ven la parte inferior del mundo, y las células y las fibras en la parte inferior del ojo ven la parte superior del mundo.

El accidente cerebrovascular (ACV) causa daño a las fibras del nervio óptico, no al ojo mismo. El ACV puede ocurrir en muchos lugares a lo largo del nervio óptico debido a que las fibras nerviosas que transmiten visión tienen un trayecto largo, de los ojos al área visual del cerebro. El tipo de pérdida de la vista (lado derecho, lado izquierdo, parte superior o parte inferior del campo visual) depende de dónde ocurre el ACV a lo largo del nervio óptico. Este tipo de pérdida visual se denomina hemianopsia.

Una persona con hemianopsia puede fácilmente pasar por alto cosas encima de un mostrador, adentro de un horno o en un cajón, pero también puede compensar el lado ciego de su visión mediante la frecuente búsqueda visual (exploración visual). Al caminar, la exploración visual le puede ayudar a evitar que se choque contra un poste, a pasar por alto una entrada, o a ignorar a alguien que está parado en la acera.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre el accidente cerebrovascular y la hemianopsia.

Partes externas del sistema visual

En el exterior del ojo hay cinco componentes importantes del sistema visual: la órbita ósea, los músculos extraoculares, la conjuntiva, la película lagrimal y los párpados.

Órbita ósea y músculos extraoculares

La órbita ósea es la estructura ósea, compuesta de numerosos huesos pequeños, que rodea y contiene el globo ocular. La órbita ósea protege el ojo y proporciona conexiones para los seis músculos extraoculares que mueven cada ojo. Estos músculos se adhieren a seis lugares diferentes en el globo ocular y se insertan en seis lugares en la órbita ósea.

Conjuntiva

La conjuntiva es el tejido fino y transparente que cubre la superficie interior del párpado y la superficie exterior de la esclerótica (la parte blanca del ojo). La conjuntiva proporciona nutrientes y sustancias que combaten infecciones a la superficie externa del ojo. También ayuda a prevenir la fricción de los movimientos de los ojos y el parpadeo de los párpados.

Conjuntivitis

La conjuntivitis, inflamación de la conjuntiva, es una de las afecciones del ojo más frecuentes que hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da a la esclerótica un color rosado o rojizo y el ojo se ve irritado. Existen tres tipos principales de conjuntivitis: bacteriana, vírica y alérgica. Los síntomas son similares para todos los tipos: enrojecimiento, inflamación de los párpados, secreción pegajosa que puede producir que los párpados se peguen, picazón, ardor, sensación de tener arena dentro del ojo y sensibilidad a la luz.

La conjuntivitis bacteriana provoca la rápida aparición de estos síntomas. Más de la mitad de los casos de conjuntivitis bacteriana se curará en el período de una a dos semanas sin ningún tratamiento, aunque es posible que el médico recete algún colirio o ungüento antibiótico para los ojos y acortar el tiempo de curación a unos pocos días. (El ungüento puede producir visión borrosa por hasta 20 minutos después de su aplicación).

La conjuntivitis vírica puede ser el resultado de un resfriado o infección respiratoria aguda. Generalmente comienza en un ojo y luego se propaga al otro en unos cuantos días. Los síntomas y signos pueden perdurar de una a un par de semanas y después desaparecen por sí mismos a medida que el virus sigue su curso natural. Al igual que con otras infecciones víricas, no hay tratamiento.

La conjuntivitis alérgica puede ser causada por cualquier cosa en el aire—polvo, polen o cosméticos. Picazón extrema, párpados inflamados y congestión son síntomas comunes. El primer tratamiento recomendado es deshacerse de lo que esté causando la reacción, si fuera posible. El médico puede recetar colirios antihistamínicos, descongestionantes, esteroides y antiinflamatorios para la inflamación.

Hemorragias subconjuntivales

Las hemorragias subconjuntivales se vuelven más comunes a medida que envejecemos y ocurren cuando los pequeños vasos sanguíneos se rompen y crean una gran macha roja entre la conjuntiva y la esclerótica. Algunos factores de riesgo para estas hemorragias son la diabetes, la presión arterial alta y el uso de anticoagulantes. Aunque una hemorragia puede parecer alarmante, no es dolorosa ni perjudicial para el ojo. El ojo absorberá la sangre fugada en un período de dos a tres semanas sin tratamiento.

Párpados y lágrimas

Los párpados ayudan a proteger la parte frontal del ojo de lesiones y de la exposición excesiva a la luz. También ayudan a extender la película lagrimal sobre la superficie de los ojos. La película lagrimal tiene múltiples propósitos. Mantiene los ojos húmedos, suministra nutrientes a la córnea y es esencial para mantener la transparencia y la salud de la córnea. Las lágrimas también combaten infección, eliminan bacterias, protegen la córnea para que no se reseque y eliminan el polvo, los alérgenos y otros agentes irritantes que se encuentran en el aire. El síndrome del ojo seco se puede producir a consecuencia de la calidad y la cantidad de las lágrimas. A continuación, se explica esta afección:

Síndrome del ojo seco

La película lagrimal normal consiste en tres componentes importantes que provienen de tres diferentes áreas de los párpados.

  • La capa más interna es la capa de mucina. Esta capa consiste en una sustancia mucosa espesa y resbaladiza. Actúa como un lubricante protector y proporciona una superficie lisa para la distribución uniforme de la película lagrimal sobre la superficie del ojo.
  • La capa media es la capa acuosa. Esta capa se compone de agua, proteínas, oxígeno y sales (razón por la cual las lágrimas son saladas). Proporciona nutrientes a la superficie del ojo, elimina los productos de desecho y previene la infección.
  • La capa más externa es la capa lipídica. Esta capa consiste en aceites que recubren la capa acuosa, actúan como sellante para evitar que las lágrimas se evaporen y evitan que las lágrimas fluyan sobre el párpado inferior.

Si falta alguno de estos componentes, la calidad y la función de las lágrimas se ven afectadas.

A medida que las personas envejecen y producen lágrimas en menor cantidad y calidad (lágrimas con un equilibrio inadecuado de agua, aceite y mucosa), aumenta la incidencia de ojo seco. El ojo seco puede causar irritación, picazón, sensación de tener arena o algo dentro del ojo, sensibilidad a la luz y visión borrosa. Algunos medicamentos y afecciones médicas reducen la capacidad del ojo de producir los tres componentes de las lágrimas de alta calidad, lo que puede producir que el ojo se reseque. Las enfermedades de los ojos, las cirugías oculares, los lentes de contacto y los colirios que contienen conservantes pueden afectar la calidad de las lágrimas o dañar los nervios que detectan y responden a la resequedad.

La resequedad de la córnea puede estimular la producción de lágrimas reflejo; no obstante, estas lágrimas reflejo son de mala calidad y no alivian el ojo seco. Tenga en cuenta que las lágrimas de alta calidad son importantes para la salud ocular, especialmente para la córnea. Si el ojo seco se deja sin tratar, se pueden producir daños importantes en la córnea. Ciertos tipos de lágrimas artificiales sirven de ayuda. Consulte con su médico sobre las lágrimas artificiales que Ud. debería usar.

Afección relacionada: Síndrome de Charles Bonnet

Muchos profesionales de la visión han observado que una cantidad importante de adultos que desarrollan baja visión en su vejez a causa de una serie de enfermedades de la retina, específicamente de la degeneración macular relacionada con la edad, la retinopatía diabética y el glaucoma, experimentan el síndrome de Charles Bonnet (SCB), una afección que produce alucinaciones visuales vivas y recurrentes. Aunque el SCB no es una enfermedad ocular, el porcentaje de personas que la experimentan es tan alta que amerita ser mencionada en esta lección. Una variedad de investigaciones (Lannon et al, 2006; Menon, Rahman, Menon, & Dutton, 2003; Rovner, 2002; Scott, Schein, Feuer, & Folstein, 2001) han demostrado que del 11 al 27 por ciento de los participantes experimentaron SCB. Lannon et al (2006) halló que el 21 por ciento de los pacientes con DMRE tenían alucinaciones al menos una vez al mes.

Las alucinaciones visuales relacionadas con el SCB van desde imágenes coloridas, oníricas y animadas a imágenes cotidianas como personas, animales, vehículos y casas. Aquellos que experimentan visiones relacionadas con el SCB saben que las imágenes no son reales. Las personas con SCB pueden inicialmente dudar si lo que ven es real o no, pero al final aceptan que estas imágenes carecen de fundamento.

El SCB no tiene cura ni tratamiento. Las personas que experimentan SCB no están locas ni están desarrollando demencia. Si usted tiene alguna enfermedad de la retina y está experimentando alucinaciones visuales, póngase en contacto con su médico de atención ocular para que lo derive a un terapeuta que tenga conocimientos sobre el Síndrome de Charles Bonnet. Puede encontrar un grupo de apoyo en los listados del Directorio de Servicios de AFB.

Consulte la lista de Recursos de VisionAware al final de la lección para obtener más información sobre el síndrome de Charles Bonnet.

Haga clic aquí para regresar a los diferentes tipos de afecciones oculares.


Controles de aprendizaje

Las dos partes transparentes del ojo que hacen posible la lectura de libros, periódicos y letreros en el supermercado son:

  1. La pupila y el iris
  2. La córnea y el cristalino
  3. La retina y el nervio óptico
  4. La esclerótica y la conjuntiva

Respuesta: b

Entre las enfermedades que afectan la retina, la cual es rica en sangre, están:

  1. Glaucoma, retinopatía diabética y degeneración macular relacionada con la edad (DMRE)
  2. Glaucoma, conjuntivitis y cataratas
  3. Accidente cerebrovascular, ojos secos y síndrome de Charles Bonnet
  4. Hemorragias subconjuntivales, conjuntivitis y presbicia

Respuesta: a

Aunque el glaucoma puede ser difícil de diagnosticar precozmente, entre los indicadores de la enfermedad están:

  1. Obstrucción del flujo de líquido acuoso
  2. Alta presión ocular (25 mmHg o más, medida mediante tonómetro)
  3. Daño a la visión periférica
  4. Todas las aseveraciones anteriores son correctas.

Respuesta: d

De las siguientes aseveraciones sobre el nervio óptico, ¿cuáles dos son verdaderas?

  1. El nervio óptico es parte del sistema nervioso central y está directamente conectado al cerebro
  2. El nervio óptico convierte la luz en impulsos que el cerebro convierte en imágenes
  3. Aunque el nervio óptico tiene más de un millón de células nerviosas, el centro es un punto ciego
  4. Las células del nervio óptico se denominan bastones y conos

Respuesta: a y c

Algunos efectos de la DMRE en las actividades del día a día son:

  1. Dificultad para leer o ver caras, adaptación lenta a la oscuridad, se necesita más luz para realizar tareas
  2. Cambios constantes en la visión, disminución de la percepción de profundidad, numerosos puntos ciegos
  3. Ceguera nocturna debido a células bastones dañadas, dificultad para identificar colores, dificultad para ver la televisión
  4. Visión periférica limitada, sensibilidad dolorosa a la luz al realizar tareas, necesidad de letras grandes para leer

Respuesta: a

Haga clic aquí para regresar al comienzo de la lección.


Recursos de VisionAware

Los siguientes enlaces le llevarán a los recursos en línea proporcionados por VisionAware, los cuales respaldan esta lección. Tenga en cuenta que la información incluida en estos enlaces podría ir más allá del alcance de esta lección o de este curso.

Información sobre el glaucoma

Información sobre las cataratas

Información sobre la degeneración macular relacionada con la edad

Información sobre la retinopatía diabética

Información sobre el accidente cerebrovascular y la hemianopsia

Información sobre el síndrome de Charles Bonnet

Citas

Lannon, S. P., Stevenson, M. R., White, S. T., Logan, J. F., Reinhardt-Rutland, A. H., & Jackson, A. J. (2006). Alucinaciones visuales en pacientes con degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). Visual Impairment Research (Investigación en Discapacidad Visual), 8(1-2), 9-16.

Menon, G. J., Rahman, I., Menon, S. J., & Dutton, G. N. (2003). Alucinaciones visuales complejas en personas con discapacidad visual: El síndrome de Charles Bonnet. Survey of Ophthalmology (Encuesta oftalmológica), 48(1), 58-72.

Rovner, B.W. (2002). El síndrome de Charles Bonnet: Alucinaciones visuales causadas por la deficiencia visual. The Psychiatric Consultant, 57(6), 45-46.

Scott, I.U., Schein, O.D., Feuer, W.J., & Folstein, M.F. (2001). Alucinaciones visuales en pacientes.


Por favor, denos sus comentarios sobre las Lecciones para vivir con pérdida de visión



services icon Directory of Services

Join Our Mission

Help us expand our resources for people with vision loss.